..."Los científicos dicen que estamos hechos de átomos pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias."Eduardo Galeano...


domingo, 15 de noviembre de 2009

Semejanzas y/o Diferencias



LA CIUDAD DE MEXICO SIGLOS XVII Y XVIII
La vida colonial incorporó la fiesta celestial de los altares a sus ceremonias públicas en las que tanto la exaltación de la muerte, como de la miseria humana eran ocasión para sermones y colectas.
La producción minera de la primera mitad del siglo XVIII trajo una fiebre constructiva que dió su fisonomía a lo que hoy denominamos Centro Histórico.

La ciudad había rebasado la traza del siglo XVI debido al crecimiento de la población, por lo que las necesidades de todo tipo se multiplicaron: así, el afán culterano del siglo anterior se desbordó en colegios magníficos patrocinados por los jesuitas como San Ildefonso (1740), San Pedro y San Pablo.

Entre otros males las inundaciones todavía amenazaban la integridad de la ciudad, por lo que se reforzaron los diques de Mexicalzingo (al sur) y Zumpango (al norte). Esto permitió que se empedraran más calles y plazas cuyo numero e importancia iba en ascenso. En las plazas de Santa Catarina, Santo Domingo, Loreto, San Juan, San Sebastián, el Carmen, el Volador y sobre todo en la Plaza Mayor se vendían productos de la tierra, artesanías y comida, que en ocasiones las convertía en muladares.

El mayor de todos se localizaba a la puertas del Palacio Real (que alojaba casa de juego y hasta pulquería), donde se daban cita todas las castas. El gentío, la revoltura y el apretujamiento hacen imprescindible que cada quien use atuendos acordes a su condición y mérito. El resultado es una de las más fascinantes representaciones humanas: un teatro del Nuevo Mundo cuyos personajes llevan nombres pintorescos o discriminatorios: china, coyote, salta atrás, mulato, albino, no te entiendo...

La convivencia cercana de las clases sociales es algo que hoy se ha borrado, pero que entonces era visible. Para la nobleza criolla era imprescindible, por tanto, la ostentación. Las familias ricas gastaban fortunas en conseguir títulos nobiliarios y en transformar sus casonas en Palacios. Así surgieron: la Casa de los Azulejos perteneciente a los marqueses del Valle de Orizaba, el Palacio de los Condes de Santiago, el palacio de los marqueses de Jaral y Berrio o la gigantesca casa de don José de la Borda.

Pero a diferencia de los peninsulares, los nuevos nobles no dudaban en alquilar las accesorias de sus casas con el fin de obtener ganancias que les permitieron poseer casas de campo en Tlalpan, Tacubaya o San Ángel. Aquellos que no alcanzaban un título nobiliario podían aspirar a obtener los cargos públicos que eran objeto de compra-venta. Para ello era indispensable tener buenas relaciones con el Cabildo de la ciudad, pertenecer al Consulado de comerciantes.
Para acrecentar la fortuna era necesario que sus hijos obtuvieran alguna alianza matrimonial conveniente.
El modelo a seguir estaba dado por la corte virreinal, que al renovarse periódicamente traía las modas y usos de la metrópoli.

La ciudad vio multiplicarse numerosas viviendas de mediano valor en las que habitaban artesanos calificados, comerciantes al menudeo, agremiados diversos, profesionistas y algunos herederos de la nobleza indígena venidos a menos. La mayoría alquilaban sus viviendas a los grandes conventos de la ciudad, ya sea en las accesorias de hospitales, conventos y colegios o en nuevos edificios construidos en los antiguos barrios indígenas.

Para el grupo de nacidos en Nueva España, pero con aspecto español les estaban negados muchos privilegios. Para la mayoría la diferencia era compensada por el amor a la tierra y a sus prodigios.
Los criollos encontraron su mejor aliado entre los Jesuitas, con sus haciendas azucareras pudieron financiar la construcción de sus colegios. El poder que alcanzaron éstos dentro de los ámbitos de la Corona española despertó las sospechas de una sedición, por lo que en 1767 el virrey marqués de Croix ejecuta la orden de expulsión de la Compañía.

En Palacio, la vida se regía por la adulación y el empacho administrativo, mientras en las calles circulan carruajes en exceso por lo que las aceras se llenan de excrementos animales y vecinales.
En las pulquerías proliferaban los juegos de azar Las trampas abundan, sobretodo en las peleas de gallos.

8 comentarios:

  1. Buenas Noches:
    Buenos pues ami punto de vista una de las diferencias es que ya no circulan por las calles tantos burros ni caballoss, pero por ejemplo en lo de las peleas de gallos una semejanza es que aun se hacen apuestas de este tipo
    Pamela Nevarez Miramotes 3D

    ResponderEliminar
  2. Una de las diferencias es que antes existían necesidades de todo tipo como las inundaciones, debido a la atrasada tecnología ya que el transporte solo era en burros y caballos.

    Otra diferencia es que antes era muy importante las clases sociales. Para la nobleza criolla era imprescindible. En la actualidad esto ya no es tan importante.

    Una semejanza es que se siguen haciendo representaciones teatrales.

    Francisco Batista 3°D

    ResponderEliminar
  3. en mi punto de vista creo que era por los medios de transportes que tenian y los dificiles caminos que devian recorrer por que ademas de que se tardavan era peligrosopor los robos, asaltos o que podian morir en el camino .
    Lo bueno de que habian echo mejores caminos es que ya estaban trazados y que hasi havia menos riezgos de que se perdieran y con la ciudad creciendo menos
    Miguel lopez hdz - 3B

    ResponderEliminar
  4. gracias por pasar la historia tambien nos enseña cuestiones pintorescas de el pasado

    PUBLICACION CERRADA

    ResponderEliminar
  5. aqui vemos que no han cambiado muchas las cosas
    solamente se han mejorado(con mas tecnologìa) por ejemplo: el trasnporte,los juegos,la politica,el comercio,etc "pero almenos no habìa tanta contaminaciòn

    Brenda Hernàndez 3B

    ResponderEliminar
  6. Muy bien Brenda, gracias a quienes partiiparon, publicacion cerrada

    ResponderEliminar
  7. haha hubiesen dicho mas semejanzas.

    ResponderEliminar
  8. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar